martes, 29 de marzo de 2016

¿Tu entorno no te deja ser feliz? ¡Enfréntate!

Hoy quiero hablar sobre un tema que está en parte de actualidad y que me ha afectado personalmente durante muchísimo tiempo. Esta entrada está hecha para ayudar a gente (si la hay, que supongo) que como yo, en algún momento de su vida se sintió desplazada, humillada o que no se le tenía en cuenta. Y sí, hay salida. A lo largo de mis años me he dado cuenta de que hay distintas formas de desplazar a alguien, pero yo hoy me voy a centrar en solamente dos: La primera, por la profesión que quieras tener o lo que ya seas en sí y la segunda hablo de esa gente que pretende vivir tu vida o decirte cómo la tienes que vivir.

En primer lugar me gustaría decir que en la actualidad, hay un desprestigio enorme de las letras, y con esto me refiero a una carrera de letras (historia,filología,filosofía) habiendo escuchando un millón de veces como a gente de mi entorno (y a mí misma) le decían cosas como: ¿y esa carrera, sirve para algo? ¿Y no ves que a escritor no vas a llegar ni de broma? Y yo, desde aquí, con mis breves años y poca experiencia, igual entusiasmada aún por la vida, te pregunto ¿para qué vivimos? ¿Para pasarnos toda la vida en una profesión que no nos llena y odiamos? ¿Vivimos para vivir? ¿Pero, vivir para quien? ¿Para ellos, a caso? A caso, ¿tu vecina del quinto va a estudiar filología o la vas a estudiar tú? Con esto lo único que quiero decir es que en ocasiones, la gente pretende vivir su vida mediante la tuya, y alcanzar sus sueños a partir de ti. No, no me refiero obviamente solo a carreras de letras, ni siquiera a carreras sólo. Me expreso así porque no es lo más común (al menos en mi país) que un hijo quiera hacer medicina, y su padre le diga ¡No! Haz filosofía.
Por desgracia, conozco varios casos que fueron al contrario, y no está bien de ninguna de las formas. Conozco chicas que su familia (familia, que se supone que te quiere) la tratan como a una fracasada por estudiar caracterización y no una "prestigiosa carrera". Al igual que conozco un chico que quería hacer psicología y al cual su padre lo amenazó con echarlo de casa si se metía en ese "suicidio" y bien, podéis pensar que en parte lo hace por su bien, por esto de la crisis pero ¿hasta qué punto está eso bien? ¿Prefieres que tu hijo, como este chico estudie química y este amargado toda la vida, echándote en cara lo que pudo haber sido y no es?. Y si, yo en ocasiones he pensado ¿por qué no se rebeló, por qué no dijo me voy y me busco la vida? Pero siendo sensata, con 17 años, sin un trabajo y con pocas posibilidades de encontrar uno tal y como está la cosa ahora, no era una decisión muy inteligente... Para que mentir, la mayoría nos resignaríamos y tendríamos la espinita clavada toda nuestra vida, yo, como madre (que no soy pero que algún día seré) no podría hacerle eso a mi hijo, destruirle sus sueños, pero...cada uno, es cada uno.
Yo no te voy a decir que te rebeles, que te marches, yo te digo que si tienes la oportunidad escojas con el corazón y no la cabeza. Si tienes claro que quieres ser profesor inténtalo. No te quedes con esa espinita clavada para el resto de tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario